Libro de Metodología de la Investigación

Comparto con ustedes el texto del profesor Hernández Sampieri











https://drive.google.com/file/d/0B6srKe3rvUFwVnZPWFV3TEk0bVlHNnM2aW9pa3V6WldCRVNJ/edit?usp=sharing

Tipos de Investigación

Instrumentos de Investigación

Mortalidad materna en adolescentes


Muchos de los actuales 1,2 mil millones de adolescentes (es decir, las personas de 10 a 19 años) han nacido en torno al cambio de milenio, cuando los líderes mundiales se comprometieron a lograr el primero de los Objetivos de Desarrollo del Milenio (ODM). These young people have benefited from improvements associated with the MDGs, including a 47% drop in maternal mortality between 1990 and 2010. 2 However, studies of maternal mortality tend to calculate single mortality figures for women and girls of all ages. Estos jóvenes se han beneficiado de las mejoras asociadas a los ODM, incluyendo una caída de 47% en la mortalidad materna entre 1990 y 2010.  Sin embargo, los estudios de mortalidad materna tienden a calcular las cifras de mortalidad individuales para las mujeres y las niñas de todas las edades. Separate estimates for adolescent mothers are needed to allow the assessment of progress, and potential additional risk, in this population. Se requieren estimaciones separadas para las madres adolescentes para permitir la evaluación de los avances y el potencial de riesgo adicional, en esta población.

Each year an estimated 16 million women aged 15—19 years give birth, 3 and a further million become mothers before age 15 years. 4 In most countries these adolescent births are concentrated among poorer, less educated women, and early motherhood further compounds disadvantage by disrupting school attendance and limiting future livelihood opportunities. Cada año se estima que 16 millones de mujeres de 15 a 19 años dan a luz, 3 y otro millón se convierten en madres antes de los 15 años. En la mayoría de los países estos nacimientos adolescentes se concentran entre las mujeres más pobres, menos educados, y la maternidad temprana compuestos desventaja adicional por interrumpir la asistencia escolar y la limitación de las futuras oportunidades de subsistencia. Context can vary greatly both between and within countries. El contexto puede variar mucho entre y dentro de los países. Most adolescent births in developing countries are planned and occur within the context of marriage. Se planifican mayoría de los partos de adolescentes en los países en desarrollo y se producen en el contexto del matrimonio. Thus these pregnancies are driven by traditional practices and norms, and encouraged and sanctioned by families and the wider community. Así, estos embarazos son impulsados ​​por las prácticas y las normas tradicionales, y se les anima y sancionados por las familias y la comunidad en general. However, in most developed countries, as well as in Latin America and the Caribbean, and some parts of sub-Saharan Africa, most pregnancies in adolescents occur outside of marriage, and are usually unplanned. Sin embargo, en los países más desarrollados, así como en América Latina y el Caribe, y algunas partes de África subsahariana, la mayoría de los embarazos en adolescentes se producen fuera del matrimonio, y por lo general no planificado.

The potential health, social, and economic disadvantages that adolescent mothers face are widely recognised, and their right to access adequate reproductive health care has been enshrined in a series of important international agreements and documents since 1990. 5—8 However, mortality risks to adolescent mothers have not been accurately or comprehensively quantified. El potencial para la salud, las desventajas sociales y económicas que enfrentan las madres adolescentes son ampliamente reconocidos, y su derecho a acceder a servicios de salud reproductiva adecuada está consagrado en una serie de importantes acuerdos y documentos internacionales desde 1990. Sin embargo, los riesgos de mortalidad a los adolescentes madres no se han cuantificado con precisión o exhaustiva. A frequently cited statistic is that girls younger than 15 years are several times more likely to die from maternal causes than women in their early 20s, 9 and those aged 15—19 years are also at additional risk. 10 , 11 Figures based on a UN report published more than 20 years ago, 12 which states that girls younger than 15 years are five times and adolescents aged 15—19 years twice as likely to die from maternal causes as older women, have only recently been challenged on the basis of a compilation of 13 datasets, 13 which suggests a reduced risk for the younger age group. Una estadística citada con frecuencia es que las niñas menores de 15 años son varias veces más probabilidades de morir por causas maternas que las mujeres en sus 20 años de edad, 9 y los que tienen entre 15 a 19 años también corren un riesgo adicional. Cifras basadas en una ONU informe publicado hace más de 20 años, que establece que las niñas menores de 15 años tienen cinco veces y adolescentes de 15 a 19 años el doble de probabilidades de morir por causas maternas que las mujeres de más edad, han sido recientemente cuestionado sobre la base de una compilación de 13 conjuntos de datos, lo que sugiere un menor riesgo para el grupo de edad más joven. A more recent analysis 14 of data for 38 countries estimated that the risk of death per birth for adolescents aged 15—19 years is only 28% higher than for women aged 20—24 years. Un análisis más reciente  de datos para 38 países estima que el riesgo de muerte por parto para adolescentes de 15 a 19 años es de sólo el 28% más alto que para las mujeres de entre 20-24 años.

Almost all community-based studies in developing countries have suggested an increased risk of maternal mortality for adolescents, but estimates of the size of the increased risk vary greatly. Casi todos los estudios de base comunitaria en los países en desarrollo han sugerido un mayor riesgo de mortalidad materna para los adolescentes, pero las estimaciones del tamaño del aumento del riesgo varían mucho. Studies from developed countries are even less consistent: national estimates from vital registration in the USA suggest that adolescents have a lower maternal mortality ratio than women older than 20 years, 15 and statistics from the UK 16 and Canada 17 both show the maternal mortality ratio for women and girls younger than 20 years to be slightly higher than for women aged 20—24 years, but lower than for those older than 25 years. Estudios realizados en países desarrollados son aún menos consistente: las estimaciones nacionales de registro civil en los EE.UU. sugieren que los adolescentes tienen una relación más baja de mortalidad materna que las mujeres mayores de 20 años, 15 y las estadísticas desde el Reino Unido  y Canadá ambos muestran la tasa de mortalidad materna para las mujeres y las niñas menores de 20 años a ser un poco más alto que para las mujeres de entre 20 a 24 años, pero más bajos que para los mayores de 25 años. Conversely, data from Australia suggest that the maternal mortality ratio for women younger than 20 years is higher than for all age groups apart from women older than 40 years. 18 Some evidence from both developing and developed countries also suggests that risks are greater for younger adolescents, with girls aged 15 years or younger having higher mortality than older adolescents. 19 Por el contrario, los datos de Australia sugieren que la tasa de mortalidad derivada de la maternidad para las mujeres menores de 20 años es superior a la de todos los grupos de edad, aparte de las mujeres mayores de 40 años. Evidencia por parte de ambos países en desarrollo y desarrollados también sugiere que los riesgos son mayores para los adolescentes más jóvenes , con las niñas mayores de 15 años o menos que tiene la mortalidad más alta que los adolescentes mayores.

We aimed to extend existing knowledge on this issue by producing direct country-level estimates of maternal mortality for adolescents aged 15—19 years, using vital registration data (where available) or nationally representative surveys. El objetivo de ampliar el conocimiento existente sobre esta cuestión mediante la producción de estimaciones directas en los países de la mortalidad materna en adolescentes de 15-19 años, a partir de datos de registro civil (donde esté disponible) o encuestas representativas a nivel nacional. We also calculated age-specific estimates for other 5-year age groups, ranging from 20—24 to 45—49 years, to enable comprehensive comparisons of the risk faced by women at different ages. También se calcularon las estimaciones específicas por edad para otros grupos de edad de 5 años, que van desde 20 hasta 24 de 45 a 49 años, para permitir comparaciones exhaustivas de los riesgos que enfrentan las mujeres en las diferentes edades.

¿Se justifica el suministro de antihipertensivos a embarazadas con hipertensión leve a moderada?


No es fácil definir a qué se puede denominar «trastorno hipertensivo» durante el embarazo, debido a que la tensión arterial (TA) disminuye a principios de la gestación y experimenta un aumento paulatino después, hasta alcanzar y en algunos casos sobrepasar los niveles previos. Esos cambios, además, guardan relación con gran cantidad de factores fisiológicos y ambientales. La presente Revisión, que actualiza la publicada por primera vez en 2001, tiene por objeto determinar los efectos del suministro de Tratamiento farmacológico antihipertensivo a embarazadas que registran niveles leves a moderados de elevación de la TA. El propósito último es establecer si tal Tratamiento puede ser suprimido sin Riesgo excesivo para la gestante ni para el niño.

 
http://medline.rima.org/Sinopsis.aspx?Id=12986

Enfermedades de transmisión sexual, una amenaza creciente a nivel global


Las enfermedades de transmisión sexual (ETS) son responsables a nivel mundial de patologías agudas, infertilidad, discapacidad a largo plazo y muerte. Anualmente, solamente en los Estados Unidos, cerca de 20 millones de personas contraen una ETS, y el costo anual por estas entidades asciende en ese país a 16.000 millones de dólares, según “Clinical update in sexually transmitted diseases–2014", una nueva rvisión difundida por la Cleveland Clinic Journal of Medicine.
 
Esta revisión, que actualiza toda la información clínica sobre las ETS, dice que el 50% de estos contagios corresponden a adolescentes y jóvenes entre 14 y 25 años; y el resto en hombres homosexuales, algunas minorías raciales y étnicas, y gente con comportamiento sexual riesgoso. Y expresa que el Preventive Services Task Force (USPSTF), de los Estados Unidos, define al comportamiento sexual de alto riesgo como: tener múltiples parejas actuales, tener un nueva pareja, el mal  uso de los condones, tener relaciones sexuales bajo la influencia de alcohol o drogas, o el intercambio de sexo por dinero o drogas.

Los autores de este detallado estudio, expertos estadounidenses en prevención y control de la ETS, manifiestan que en los Estados Unidos la mayoría de los casos de ETS se deben a herpes genital o sífilis. Y las siguientes causas más comunes son chancroide, granuloma inguinal, y linfogranuloma venéreo. Además, expresan que en las mujeres y los niños, las ETS pueden tener consecuencias graves y de largo plazo: infertilidad, la facilitación de la infección por el VIH, enfermedad de inflamatoria pélvica, y pobres resultados perinatales.

Dentro de las medidas de prevención, la vacunación previa a la exposición es una de las maneras más eficaces para evitar el virus del papiloma humano, el de la hepatitis A, e infecciones por virus de la hepatitis B. También se ha demostrado que el riesgo de contraer el virus de la inmunodeficiencia humana es de dos a cinco veces mayor si el paciente tiene una enfermedad genital ulcerosa (como la sífilis o el herpes) en el momento del encuentro sexual.

Otras de las medidas preventivas es que todas las personas de 13 a 64 años deben, al menos una vez en su vida, ser sometidas a la prueba del VIH. Y las mujeres sexualmente activas (hasta los 24 años) a un cribado por clamidia una vez al año, y las de alto riesgo deben ser examinadas además por gonorrea y sífilis. Asimismo, las mujeres embarazadas deben someterse a las pruebas para detectar clamidia, hepatitis B, el VIH, y aquellas de mayor peligro de infección a estudios de  gonorrea y hepatitis.

Por su parte, los hombres deben someterse a las pruebas para el HIV, y los de mayor riesgo también por sífilis. Otras de las directrices destacadas: las personas homosexuales del género masculino deben ser sometidos a análisis anuales por HIV, sífilis, clamidia, gonorrea, y gonorrea faríngea. Otras de las prácticas preventivas recomendadas por esta investigación: la circuncisión masculina, porque reduce el riesgo de HIV y de herpes genital; y el condón correctamente usado previene los casos de sífilis, HPV genital, clamidia, gonorrea, y tricomoniasis.

Ingrese ahora a “Clinical update in sexually transmitted diseases–2014", un destacado estudio publicado en el Instituto Core Journals de RIMA que lo ayudará en su práctica clínica.
 

¿El cáncer de ovario está asociado a la dieta?

El cáncer de ovario es la causa principal de muerte por cáncer ginecológico. Una nueva revisión evaluó si la alimentación está relacionada con el desarrollo de esta enfermedad. Una nueva revisión, publicada en la Revista “Cancer Epidemiology Biomarkers & Prevention” y realizada por investigadores estadounidenses, sugiere que un alto consumo de grasa en la dieta estaría asociado al riesgo de cáncer de ovario, pero que todavía se necesitan estudios adicionales para determinar esta evidencia.
 

Titulada
"Dietary Intake and Ovarian Cancer Risk: A Systematic Review", esta revisión sistemática que actualizó una revisión publicada en el 2004 sobre la alimentación y su asociación con el peligro de desarrollar cáncer de ovario- dice que este tipo de cáncer es la causa principal de muerte por cáncer ginecológico, por lo que es imperioso identificar cuáles son todos los factores de riesgo modificables para prevenirlo. Sus autores, expertos en Nutrición, Cáncer, y Salud Pública de las Universidades de Arizona y Texas, Estados Unidos, analizaron todas las investigaciones sobre el tema (que incluyó estudios de cohorte prospectivos), publicadas entre el 1 de enero de 2003 y 15 de marzo de 2013.

Los resultados de esta revisión sugieren la posibilidad de un mayor riesgo de cáncer de ovario en mujeres que consumen una mayor cantidad de grasa en la dieta, productos animales (incluyendo productos lácteos y nitritos), y posiblemente vitamina C. Por el contrario, las verduras, las isoflavonas y los flavonoides se asociaron con un menor riesgo de desarrollar esta enfermedad. Sin embargo, estos investigadores manifiestan que se necesitan estudios más amplios y de exposición variada, para definir completamente las recomendaciones dietéticas para la prevención de este tipo de cáncer.